Jóvenes tienen actitudes de desafíos sin importar los peligros

Deportes

La razón por la que los jóvenes siguen los desafíos virales, cada vez más adolescentes se unen a la moda de herirse a sí mismos, tragar canela o provocar incendios, ¿a qué se debe esta actitud?

n el verano de 2014 muchísimas celebridades decidieron apuntarse al reto viral ‘Ice Bucket Challenge’. Todo el mundo recordará la imagen: el famoso en cuestión, ante una cámara, aseguraba solidarizarse con los enfermos de esclerosis lateral amiotrófica (ELA) echándose un cubo de agua helada o hielo por encima. Se trataba de una campaña publicitaria que comenzó el estadounidense Corey Griffin, para apoyar a un amigo que luchaba contra la enfermedad.

Como sucede a menudo, aunque en un principio el motivo del reto viral era recaudar fondos para la campaña de ELA, con el paso del tiempo la gente simplemente hacía el vídeo para colgarlo en internet.

Retos absurdos y peligrosos

Ese desafío, que todos conocemos y hemos visto porque logró tener bastante relevancia, es solo un punto de inflexión en algo que se ha convertido en normal en la cultura de internet. Ese mismo verano llegaron más: ‘el reto viral del hidalgo’ (también conocido como NekNomination), consistía en ingerir de golpe la mayor cantidad posible de alcohol, y según el diario británico ‘Daily Mail’ causó la muerte de hasta cinco personas.

Más peligroso aún fue el conocido como ‘FireChallenge’, que consistía en rociarse el cuerpo con alcohol o cualquier otro líquido inflamable y después prenderse fuego. Quemarse a lo bonzo, de toda la vida. Una práctica que solía realizarse en el baño, dentro de la ducha, o cerca de una piscina para poder saltar tras quemarse. Según en 2018 hospitalizaron a una niña por haberse prendido fuego y terminó con quemaduras en la mitad de su cuerpo. En el mismo año, un niño de Carolina del sur sufrió la misma suerte, recoge ‘USA TODAY . En ese momento, el jefe de bomberos de Spartanburg dijo que “el reto tiene más riesgo si se moja la ropa con alcohol”.

Leyendas urbanas como ‘el reto de Momo’ o el de ‘la ballena azul’ también han ido adquiriendo importancia en los últimos años, vistas con preocupación por padres y profesores de adolescentes. El primero de ellos supuestamente alienta a los niños a realizar tareas cada vez más arriesgadas y dañinas cuando reciben la imagen de una muñeca aterradora (se trata en realidad de una escultura que fue protagonista de una exposición en Japón), el segundo es parecido, solo que en 50 días la persona debe completar cada vez más vez más peligrosos hasta que, el último día, finalmente debe suicidarse y habrá completado la misión. Se supone que comenzó en Rusia.

Desde quemarse a lo bonzo a saltar de un coche en marcha, todos los jóvenes quieren su minuto de gloria en internet

Estos retos, absurdos y peligrosos (comer una cucharada de canela y toser, salir del coche en marcha para bailar una canción de Drake o absorber un vaso de chupito para imitar los labios de Kyley Jenner) han ido haciéndose más famosos y perturbadores con el paso del tiempo. El año pasado, por ejemplo, muchos medios registraron una noticia sobre un vídeo viral en el que un chico, presuntamente, se había grabado antes de volarse los sesos con una escopeta en directo. Los ‘youtubers’ e ‘influencers’ que mueren practicando deportes de riesgo o haciéndose selfies en lugares inseguros están a la orden del día.

Por ACV

 

Facebook Comments